Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tu traes la luz mas clara, la paz mas profunda y la alegria verdadera ! ven Señor Jesús! ! ven Señor Jesús!
__________________________________________________________________________

ENCONTRANOS TAMBIÉN EN FACEBOOK

encontramos en : pagina Adonai
https://www.facebook.com/adonaisitiooficial
escucha el programa en vivo todos los Domingos de 18:30 a 20:30hs de Argentina en :

______________________________________________________________________________

jueves, 30 de julio de 2015

ADRIAN PORTES CANTANTE CATÓLICA EN ADONAI.


ADRIAN PORTES EN ADONAI !!!

video


ADRIAN PORTES , CANTANTE CATÓLICA DE  SANTIAGO DE LOS SEBALLEROS, SANTIAGO, REPÚBLICA DOMINICANA!!!! NO TE LO PIERDAS !!!! DOMINGO 02 DE AGOSTO EN ADONAI.

Cuando tengas claro donde quieres ir sabrás qué camino escoger







¿En cuántas ocasiones nos encontramos en situaciones que no nos gustan, que nos incomodan o que nos hacen sentir mal? y ni siquiera nos planteamos cómo cambiarlas. Nos basta con quejarnos o ponernos excusas para no hacer nada.
Cada día encuentro más gente molesta con la vida que lleva. Están estresados por sus circunstancias, su trabajo, sus familias o sus responsabilidades. Pero cuando les preguntas lo que quieren en sus vidas no saben realmente qué contestar. Hablan en genérico: una vida mejor, más tranquilidad, menos trabajo, más dinero o más amor, pero pocos concretan realmente su mundo idílico.
El primer paso que tenemos que aclarar es saber dónde queremos ir. Lo primero que debemos hacer es analizar qué deseamos en realidad, dónde nos gustaría estar dentro de 5, 10 o 30 años.

Para alcanzar cualquier sueño, tanto en nuestra vida personal, familiar, como en lo profesional y cristiana, el primer paso es determinar nuestro objetivo. Piensa en tu futuro, sueña con él y comprométete con tu proyecto. Y cuando tengas claro donde quieres ir, sabrás qué camino escoger.
Por eso es bueno plantearse que:
- Nadie alcanza la meta con un solo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un solo vuelo
- Nadie mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones, ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad, ni llega al puerto sin remar muchas veces.

- Nadie llega a la otra orilla sin haber ido haciendo puentes para pasar
- Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad.
- Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas, ni recoge rosas sin sentir sus espinas.
- Nadie recoge cosechas sin probar muchos sabores, enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra
- Nadie reconoce la oportunidad hasta que ésta pasa por su lado y la deja ir.
- Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces que perseguía un imposible.
- Nadie deja el alma lustrosa sin el pulimento diario de Dios.
- Nadie hace obras sin martillar sobre su edificio, ni cultiva amistad sin renunciar a sí mismo, ni se hace hombre sin sentir a Dios.
- Nadie encuentra el pozo de DIOS hasta caminar por la sed del desierto.
- Nadie deja de llegar, cuando se tiene la claridad de un don, el crecimiento de su voluntad, la abundancia de la vida, el poder para realizarse y el impulso de DIOS.

- Nadie deja de llegar cuando de verdad se lo propone. Si sacas todo lo que tienes y estas con DIOS...!Vas a llegar!
P. Oscar Chavarria.

SAN PEDRO CRISÓLOGO

, obispo y doctor de la Iglesia.

Nació hacia el año 380 en Imola (Emilia-Romaña, Italia), y entró a formar parte del clero de aquella ciudad. El año 424 fue elegido obispo de Ravena, e instruyó a su grey, de la que era pastor celosísimo, con su ejemplo y con abundantes sermones y escritos; poseemos unos 180 sermones suyos. Mantuvo unas fructíferas relaciones con la emperatriz Gala Plácida, con los obispos de su tiempo y sobre todo con el papa san León Magno. El título de Crisólogo, "palabra de oro", le fue dado en consonancia con la erudición y elocuencia de sus sermones. Murió en Imola el 31 de julio, hacia el año 450.


-Oración: Señor Dios, que hiciste de tu obispo san Pedro Crisólogo un insigne predicador de la Palabra encarnada, concédenos, por su intercesión, guardar y meditar en nuestros corazones los misterios de la salvación y vivirlos en la práctica con fidelidad. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

EL MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN




Del Sermón 148 de san Pedro Crisólogo

El hecho de que una virgen conciba y continúe siendo virgen en el parto y después del parto es algo totalmente insólito y milagroso; es algo que la razón no se explica sin una intervención especial del poder de Dios; es obra del Creador, no de la naturaleza; se trata de un caso único, que se sale de lo corriente; es cosa divina, no humana. El nacimiento de Cristo no fue un efecto necesario de la naturaleza, sino obra del poder de Dios; fue la prueba visible del amor divino, la restauración de la humanidad caída. El mismo que, sin nacer, había hecho al hombre del barro intacto tomó, al nacer, la naturaleza humana de un cuerpo también intacto; la mano que se dignó coger barro para plasmarnos también se dignó tomar carne humana para salvarnos. Por tanto, el hecho de que el Creador esté en su criatura, de que Dios esté en la carne, es un honor para la criatura, sin que ello signifique afrenta alguna para el Creador.

Hombre, ¿por qué te consideras tan vil, tú que tanto vales a los ojos de Dios? ¿Por qué te deshonras de tal modo, tú que has sido tan honrado por Dios? ¿Por qué te preguntas tanto de dónde has sido hecho, y no te preocupas de para qué has sido hecho? ¿Por ventura todo este mundo que ves con tus ojos no ha sido hecho precisamente para que sea tu morada? Para ti ha sido creada esta luz que aparta las tinieblas que te rodean; para ti ha sido establecida la ordenada sucesión de días y noches; para ti el cielo ha sido iluminado con este variado fulgor del sol, de la luna, de las estrellas; para ti la tierra ha sido adornada con flores, árboles y frutos; para ti ha sido creada la admirable multitud de seres vivos que pueblan el aire, la tierra y el agua, para que una triste soledad no ensombreciera el gozo del mundo que empezaba.

Y el Creador encuentra el modo de acrecentar aún más tu dignidad: pone en ti su imagen, para que de este modo hubiera en la tierra una imagen visible de su Hacedor invisible y para que hicieras en el mundo sus veces, a fin de que un dominio tan vasto no quedara privado de alguien que representara a su Señor. Más aún, Dios, por su clemencia, tomó en sí lo que en ti había hecho por sí y quiso ser visto realmente en el hombre, en el que antes sólo había podido ser contemplado en imagen; y concedió al hombre ser en verdad lo que antes había sido solamente en semejanza.

Nace, pues, Cristo para restaurar con su nacimiento la naturaleza corrompida; se hace niño y consiente ser alimentado, recorre las diversas edades para instaurar la única edad perfecta, permanente, la que él mismo había hecho; carga sobre sí al hombre para que no vuelva a caer; lo había hecho terreno, y ahora lo hace celeste; le había dado un principio de vida humana, ahora le comunica una vida espiritual y divina. De este modo lo traslada a la esfera de lo divino, para que desaparezca todo lo que había en él de pecado, de muerte, de fatiga, de sufrimiento, de meramente terreno; todo ello por el don y la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina con el Padre en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, ahora y siempre y por los siglos inmortales. Amén.