Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tu traes la luz mas clara, la paz mas profunda y la alegria verdadera ! ven Señor Jesús! ! ven Señor Jesús!
__________________________________________________________________________

ENCONTRANOS TAMBIÉN EN FACEBOOK

encontramos en : pagina Adonai
https://www.facebook.com/adonaisitiooficial
escucha el programa en vivo todos los Domingos de 18:30 a 20:30hs de Argentina en :

______________________________________________________________________________

domingo, 3 de noviembre de 2013

EL PADRENUESTRO


ARQUETIPO DE LA ORACIÓN DEL CRISTIANO
(San Francisco: Paráfrasis del Padrenuestro)
por Lázaro Iriarte, OFMCap


Cuando Jesús se retiraba a orar, se alejaba de sus discípulos; en ciertas ocasiones llevaba consigo a los tres confidentes Pedro, Santiago y Juan; pero aun éstos quedaban a cierta distancia; y esperaban a que regresara. El Maestro no tuvo prisa por introducirlos en la práctica de la oración personal. Ciertamente acudía con ellos a la sinagoga cada sábado para el recitado de los salmos y la lectura de los libros sagrados; santificaba con el rezo la comida y demás momentos de la jornada, como lo hacía todo buen israelita. Les había hecho comprender el valor de la oración secreta, a puerta cerrada, bajo la sola mirada del Padre del cielo, muy preferible a la recitación mecánica de multitud de fórmulas exteriores (Mt 6,5-8).

Había de venir de ellos el deseo de orar, como una maduración de las enseñanzas recibidas de él. Por fin un día en que, como tantas veces, volvía de la oración, uno de ellos se aventuró a decirle: Señor, enséñanos a orar, como enseñó Juan a sus discípulos (Lc 11,1-3). Ese momento esperaba Jesús. Pedagogía digna de tenerse en cuenta: de poco sirve iniciar en la oración a quien no siente hambre de orar. Fue entonces cuando, según Lucas, Jesús enseñó a los apóstoles el Padrenuestro, que Mateo coloca en el contexto del sermón de la montaña. En efecto, la intención del Maestro no fue proporcionarles una fórmula ideal para recitarla, sino más bien facilitarles el paradigma esencial del diálogo filial con el Padre.

Puede ser muy útil una meditación pausada, parte por parte, de ésta que viene llamada «la oración del Señor»; es ella la que une a todos los cristianos. Nos servirá de guía el seráfico Padre que, con los primeros hermanos que le dio el Señor, hizo del Padrenuestro la expresión permanente de su piedad: «Movidos por el fuego del Espíritu Santo, rezaban cantando el Padrenuestro, adaptándole una melodía espiritual, no sólo en los tiempos prescritos (de las horas canónicas), sino a cualquier hora» (1 Cel 47). Pero Francisco nutría su contemplación con cada una de las peticiones; fruto de esa luz infusa es la profunda paráfrasis que ha llegado hasta nosotros.

Padre nuestro que estás en el cielo. La primera palabra es la más importante: Padre nuestro. Jesús, como primogénito de la multitud de hermanos (Rom 8,29), se une a nosotros en comunión de amor al Padre. Comprendemos la emoción del joven Francisco cuando, viéndose repudiado por su padre terreno, exclamó: «De ahora en adelante podré decir a boca llena: ¡Padre nuestro que estás en el cielo!» (2 Cel 12).

En el cielo. El alma del Poverello se llena de suavidad trasladándose con el deseo a esa morada celestial, llena del resplandor de la gloria de Dios, de la cual todos estamos llamados a ser ciudadanos:

«Que estás en el cielo: en los ángeles y en los santos; iluminándolos para el conocimiento, porque tú, Señor, eres luz; inflamándolos para el amor, porque tú, Señor, eres amor; habitando en ellos y colmándolos para la bienaventuranza, porque tú, Señor, eres sumo bien, eterno bien, del cual viene todo bien, sin el cual no hay ningún bien» (ParPN 2).

Siguen las peticiones distribuidas en dos planos, uno que tiene por mira la gloria de Dios y su plan salvífico, otro que se proyecta sobre la tarea del existir humano aquí abajo.

Una oración bien ordenada no pone en primer plano nuestra persona, nuestros afanes, nuestras necesidades, nuestros temores..., sino que piensa ante todo en Dios y sus intereses. Pero, sabiendo que nos ama como Padre y tiene sus ojos fijos en nuestra situación, es muy justo que, en un segundo tiempo, se la expongamos con confianza.

Santificado sea tu nombre. El nombre de Dios, en la Biblia, es un término que encierra todo cuanto es para los hombres el ser de Dios. Y pedimos que él sea conocido, celebrado, respetado, bendecido... El Hijo de Dios se hizo hombre, ante todo, para glorificar al Padre. Pudo decir al final de su vida: Yo te he glorificado sobre la tierra... He dado a conocer tu nombre a los hombres que tú me has dado... (Jn 17,5s).

La misión fundamental que Francisco asigna a sus hermanos es la de ir por el mundo como testigos y pregoneros del nombre de Dios (CtaO 8s). En su paráfrasis refleja su propia experiencia contemplativa de ese conocimiento del misterio de Dios en todas sus dimensiones, evocando un profundo texto de san Pablo (Ef 3,18):

«Clarificada sea en nosotros tu noticia, para que conozcamos cuál es la anchura de tus beneficios, la largura de tus promesas, la sublimidad de tu majestad y la profundidad de tus juicios» (ParPN 3).

Venga a nosotros tu reino. En la perspectiva de Jesús, que es la del Padre, los intereses de Dios se centran en el establecimiento de su Reino. El pueblo de Israel venía esperando desde siglos el advenimiento del reino de Dios, meta de las esperanzas mesiánicas. La misión de Jesús es anunciar la llegada de ese reino, abrir las puertas del mismo a los hombres, un reino por cierto muy diferente del que esperaba el pueblo. Este reino está ya presente: es una levadura destinada a hacer fermentar toda la masa, un grano de mostaza que se ha de transformar en un árbol; ese reino inicial es acogido por una pequeña grey de elegidos (Lc 12,32). Se manifiesta, ante todo, en la misma persona de Cristo y se manifestará después por medio de su Iglesia, cuya misión es anunciarlo e instaurarlo en todos los pueblos. Tendrá su consumación en la Jerusalén del cielo.

Jesús nos enseña que pidamos la aceleración de la venida de ese reino, en cada uno mediante la santidad de vida, y en el mundo entero como fermento de conversión y de apertura al amor. Francisco lo contempla hecho consoladora realidad en cada alma en gracia y objeto de esperanza en la posesión eterna del sumo Bien:

«Venga a nosotros tu reino: para que tú reines en nosotros por la gracia y nos hagas llegar a tu reino, donde la visión de ti es manifiesta, la dilección de ti perfecta, la compañía de ti bienaventurada, la fruición de ti sempiterna» (ParPN 4).

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. El reino del Padre en realidad se identifica con el designio del Padre, con el éxito del Padre. Jesús proclamará que él ha venido para cumplir la voluntad del Padre y para que, aquí en la tierra, esa santa voluntad se realice como se realiza en el cielo. El querer del Padre es su alimento (Jn 4,34).

En la contemplación de Francisco la voluntad de Dios se centra en el máximo precepto del amor a Dios y al prójimo; en efecto, como enseña san Pablo, la plenitud de la ley es el amor (Rom 13,10):

«Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo: para que te amemos con todo el corazón, pensando siempre en ti; con toda el alma, deseándote siempre a ti; con toda la mente, dirigiendo todas nuestras intenciones a ti, buscando en todo tu honor; y con todas nuestras fuerzas, gastando todas nuestras fuerzas y los sentidos del alma y del cuerpo en servicio de tu amor y no en otra cosa; y para que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos, atrayéndolos a todos a tu amor según nuestras fuerzas, alegrándonos del bien de los otros como del nuestro y compadeciéndolos en sus males y no dando a nadie ocasión alguna de tropiezo» (ParPN 5).

Danos hoy nuestro pan de cada día. En la segunda parte del Padrenuestro Jesús nos ha enseñado a pedir la ayuda divina en las tres necesidades más vitales de toda persona humana: los medios de subsistencia, la paz con Dios y con los demás y la lucha contra el mal.

Con el pan pedimos todo cuanto se requiere para una vida digna: alimento, vestido, casa, trabajo, salud, desarrollo personal...

Francisco, pobre voluntario que ha dejado en manos del amor providente del Padre el cuidado corporal, piensa más bien en el Pan de vida: la persona de Jesús, su doctrina, su pasión, el alimento eucarístico:

«Danos hoy nuestro pan de cada día: tu amado Hijo, nuestro Señor Jesucristo: para memoria e inteligencia y reverencia del amor que tuvo por nosotros, y de lo que por nosotros dijo, hizo y padeció» (ParPN 6).

Es la intención que la liturgia insinúa al dar comienzo al rito de la comunión en la misa con la recitación del Padrenuestro.

[L. Iriarte, Ejercicios espirituales, Valencia 1998, pp. 91-93]

No hay comentarios:

Publicar un comentario