Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tu traes la luz mas clara, la paz mas profunda y la alegria verdadera ! ven Señor Jesús! ! ven Señor Jesús!
__________________________________________________________________________

ENCONTRANOS TAMBIÉN EN FACEBOOK

encontramos en : pagina Adonai
https://www.facebook.com/adonaisitiooficial
escucha el programa en vivo todos los Domingos de 18:30 a 20:30hs de Argentina en :

______________________________________________________________________________

lunes, 21 de octubre de 2013

APRENDER A ORAR CON FRANCISCO Y CLARA DE ASÍS


por Michel Hubaut, OFM

Atolladeros del deseo enroscado sobre sí mismo

El joven Francisco, hijo de un pañero forrado, es lo contrario de un aguafiestas. Rebosa de vida y de proyectos. Incluso tiene los medios para lograrlos. Rico, inteligente, afable, alegre, pertenece más bien al género de «joven lobo» que desea morder en la vida a dentellada plena. Su apetencia de vivir es inmensa. En la tienda de su padre se inicia en el comercio y triunfa. Su porvenir no ofrece problemas. Dinero, compañías divertidas, banquetes refinados, alocadas rondas nocturnas..., no le falta nada.

Pero su deseo de dicha no halla asiento en todo eso. La vida de joven burgués acaba por hastiarle. Una existencia trazada ya de antemano le resulta de repente terriblemente encogida. Le deprime la legítima pequeña dicha humana con que parecen contentarse muchos de sus amigos. El horizonte es bajo. Contra él chocan el corazón y la frente de Francisco, que desea apasionadamente una vida lograda. Pero ¿qué es lograr la vida? Sueña con hacerse caballero. Este ideal entusiasma su juventud. La figura a la vez de héroe y de vedette, cuyas hazañas militares y locos amores se cantan, ejerce sobre él una verdadera fascinación. El proyecto madura y se realiza. Pero una vez más, recién equipado lujosamente a cuenta de sus padres, interrumpe brutalmente esta carrera de honores. Una extraña voz interior le persigue (TC 5-6). La dicha que busca él, Francisco, no va en esta dirección. Ignora todavía que ya el Espíritu de Dios inspira y ahonda su «deseo de dicha». No ha tomado todavía conciencia de que Dios es un amor vivo que llama al «varón de deseos» para hacerle vivir y colmarle. No sabe todavía que su llamamiento se torna deseo de infinito en el corazón del hombre: «Dios infundió en nuestro corazón el Espíritu de su Hijo que clama: Abba, Padre».

A los veintitrés años, Francisco ha sufrido ya la amarga experiencia de ciertos callejones sin salida de su deseo de dicha. Sabe un poco mejor donde no se encuentra la dicha, pero todavía no ha dado con ella. Dios continúa trabajándole secretamente. Para esta difícil y necesaria conversión del deseo, el Espíritu le da dos pedagogos: los pobres y el silencio de la oración. Dos lugares privilegiados para la purificación del deseo. Dos escuelas donde Francisco aprende a descentrar su deseo de sí mismo. Entre los leprosos descubre que el deseo esencial del hombre es amar y ser amado. En el silencio de la oración descubre que su deseo de vivir es un deseo de Dios. Hace la experiencia decisiva de ser « habitado» por el Espíritu que es deseo de Dios en él.

De hecho, desde el comienzo de su conversión siente la necesidad, cada vez más frecuente, de retirarse a la soledad de la campaña, de tomar distancias de la agitación mundana y del mundo de los negocios. Peregrino ya de lo absoluto, siente afección particular por una caverna de las cercanías de la ciudad de Asís. Pasa horas en el hueco del roquedal. Poco a poco, en el silencio, se ve invadido por un espíritu nuevo y todavía desconocido que reza a Dios en el secreto de su corazón como a un Padre y retiene su atención sobre Jesucristo. Hace así su aprendizaje del diálogo de la oración. Una oración que está ya marcada, anotémoslo, por el misterio del Dios trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esta primera etapa de interiorización será determinante para el resto de su vida evangélica.

En el silencio de la oración aprende, en fin, a callarse para escuchar allende el murmullo de las palabras y de sus propios pensamientos. Aprende a no fabricar él mismo cuestiones y respuestas, sino a dejarse cuestionar por el Invisible. El silencio es con frecuencia la mejor colaboración que podemos aportar a Dios. Hacer silencio para respetar la acción de Dios en nosotros, dejarse amar y ser modelado a la medida de su amor creador. Aprende a reemprender el camino de su «corazón», santuario interior donde Dios le precede y le aguarda. ¡Estoy «habitado» por mi Creador! Tal es la primera y decisiva experiencia para osar una vida de oración.

San Francisco descubre en la soledad que el diálogo de la oración es posible porque Dios mismo ha tomado la iniciativa y nos da los medios convenientes. «El Espíritu de Dios viene en ayuda de nuestra flaqueza, porque nosotros no sabemos pedir como se debe, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con aspiraciones secretas que sobrepasan nuestras pobres palabras humanas. Y Dios, que sondea los corazones, sabe bien discernir cuál es en nosotros el deseo del Espíritu» (Rom 8,26-27).

Francisco ha encontrado, pues, la clave fundamental de la vida de oración cristiana: el deseo del Espíritu en nosotros. Y san Pablo subraya que este deseo del Espíritu corresponde al proyecto de amor de Dios sobre nosotros.

Imposible osar rezar, perseverar en la plegaria, si no estoy convencido de estar «habitado» por el Espíritu que es deseo de Dios. Jamás sería yo un hombre o una mujer de oración si continuara creyendo que la oración es primeramente «mi» actividad. La plegaria es esencialmente una actividad del Espíritu en mí. Y este Espíritu, yo no me lo doy, yo lo acojo como Francisco, con asombro. Yo no soy su fuente, sino el lugar donde brota. Sin duda, el Espíritu utiliza los canales de mis deseos humanos, de mis aspiraciones, pero no se confunde con ellos. Pasa por las fronteras de mi razón, el impulso de mis sentimientos, el envoltorio de mis palabras, pero brota de más allá. Es mayor que mis impresiones siempre frágiles y efímeras.

Así, la verdad de mi plegaria no se mide con la riqueza de mi vocabulario, con la coherencia de mi discurso interior, con el grado de mis emociones, sino que está a la medida de la apertura de mi corazón al deseo del Espíritu. La plegaria es un don de Dios: «Si conocieras el don de Dios», dijo Jesús. San Francisco se conciencia en la soledad de que su plegaria es mucho más que un simple fenómeno psicológico. Es ante todo una manifestación del Espíritu en él. ¿Orar no es finalmente, más allá de los «ejercicios de oración», liberar en mí esa fuente que mana del deseo del Espíritu? «El Espíritu se une a nuestro espíritu».

[Cf. M. Hubaut, Cristo nuestra dicha. Aprender a orar con Francisco y Clara de Asís. Aránzazu, 1990, pp. 9-26]

-

No hay comentarios:

Publicar un comentario